Herramientas Legales y Soluciones en el ámbito Laboral ante la actual situación de Crisis

Como consecuencia de la situación generada, las empresas se pueden ver obligadas a adoptar un Plan de Contingencia para afrontar todas las cuestiones relativas a su personal y ello en aras de garantizar la estabilidad a futuro de la actividad y preservar en la mayor medida su tesorería ante esta situación excepcional, imprevisible y de duración incierta.

Por ello, le indicamos que la principal herramienta de la que disponen para su inmediata aplicación es un EXPEDIENTE DE REDUCCIÓN TEMPORAL DE EMPLEO (ERTE) y ello tanto si la empresa desarrolla una actividad a las que se ha impuesto el cierre obligatorio como si puede continuar si bien con las consecuencias negativas de la situación generada.

Otra alternativa de la que disponen las empresas ante la situación planteada, o a futuro si la situación de la empresa fuera negativa o empeorase, sería la tramitación de un EXPEDIENTE DE REGULACIÓN DE EMPLEO (ERE), para la extinción de contratos o reducción de jornada, si bien, en este caso, sin el carácter de la temporalidad sino siendo medidas con previsión de indefinidas.

Por tanto, A DÍA DE HOY, LAS OPCIONES QUE SE PUEDEN PLANTEAR LAS EMPRESAS, tanto ante la situación de cierre como la continuación con las contingencias y adversidades económicas que la situación provoca:

Efectuar un ERE (expediente de regulación de empleo)
Efectuar un ERTE (expediente de regulación temporal de empleo) para la suspensión de contratos o reducción de jornada. Concedido, podrá suspender los contratos, asumiendo la seguridad social y los sueldos de los trabajadores el Gobierno a través del SPEE (Servicio Público Estatal de Empleo)
Si la empresa, opta por cesar su actividad sin tramitar el ERE o ERTE, no podrá rescindir los contratos con motivo válido. Deberá asumir los sueldos de los trabajadores y su cotización, conforme a la normativa laboral vigente.

El Real Decreto Ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19 ha venido a completar la regulación anterior.

Deja una respuesta